Hacia el fin de temporada con un gran ritmo

La segunda parte del mes de septiembre ha sido similar a la primera. Por una parte, el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto ha recala...

La segunda parte del mes de septiembre ha sido similar a la primera. Por una parte, el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto ha recalado dos veces en Asturias, primero en Oviedo con el Rallye Princesa y después en Llanes en una nueva edición del Rallye Villa de Llanes. Por otra parte, la lluvia ha estado presente en ambas pruebas, aumentando la dificultad de ambas. Y como tercer punto coincidente, está el gran ritmo marcado por Javier Pardo y Adrián Pérez en su Peugeot 208 R2. 

Este fin de semana con el que finalizaba el mes, y más concretamente la jornada del sábado, las nubes y las lluvias han oscurecido la colorista Villa de Llanes, complicando enormemente las carreteras que componían el itinerario de su rallye. Amanecía con el suelo mojado y prácticamente hasta el final del día no ha dejado de llover. La única monta de neumáticos válida eran los de agua, y en estas condiciones los nuevos Hankook Z205 se comportaron de manera excelente. 

Enfrascados en una gran lucha por la categoría R2 y por la Beca R2 Júnior, cuatro equipos ofrecieron un gran espectáculo en las tierras llaniscas. Cualquier pequeño despiste podía suponer la pérdida de unos segundos que hacía que las posiciones variasen continuamente. Pero Javier y Adrián, consiguieron mantener un ritmo alto y consistente sin caer en errores y enfrentándose sin complejos a todos ellos. Su regularidad les llevó a encarar el último tramo a tan sólo 1,8 segundos del líder de la Beca R2. Y aunque lo intentaron, no consiguieron limar esa pequeña diferencia y se conformaron con la segunda plaza.


En esta difícil situación, Javier y Adrián sabían llevar su Peugeot a la undécima posición absoluta, siendo además segundos en la Beca R2 Junior y en la Copa de España Junior, y terceros entre los vehículos R2. Un resultado muy bueno para el campeonato, y que le mantiene con todas las posibilidades para la consecución de los objetivos entre los vehículos R2 y los pilotos Júnior.

“El Rallye de Llanes ha sido muy difícil, por lo resbaladizo de los tramos, y por la fuerte competencia que hemos tenido. Pero realmente son los rallyes en los que disfrutas y aprendes teniendo pilotos que te hacen ir cada vez más deprisa. Adrián y yo nos hemos encontrado muy cómodos todo el día con el coche y los neumáticos, y hemos corrido con confianza sin asumir riesgos excesivos. Cada vez me encuentro mejor en estas condiciones. El campeonato está interesante, y aun que no habíamos empezado muy bien, ahora creo que hemos puesto buen rumbo. A ver si somos capaces de seguir así en la próxima prueba, que esta vez será del Campeonato de España de Rallyes de tierra”.